Perspectivas de Agricultura Sostenible

Perspectivas de Agricultura Sostenible

Una perspectiva de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, Objetivos de Desarrollo del Milenio y la Evaluación del Conocimiento e Innovación para la Agricultura en Latinoamérica y el Caribe (IAASTD, LAC):

Actualmente se están degradando los ecosistemas a un ritmo nunca antes visto en la historia de la humanidad, esto debido a un aumento en la demanda de los servicios que estos ecosistemas brindan para el bienestar humano y el desarrollo económico. Esto genera una serie de efectos colaterales y no lineales en los mismos sistemas naturales y en las comunidades que hacen parte de estos, por ejemplo, se aumenta la desigualdad social creando mayores niveles de pobreza y desnutrición (sobretodo infantil), se generan daños ambientales irreversibles debido a la inercia de los sistemas ecológicos y se disminuye considerablemente los activos (riqueza) de las naciones representado en los servicios ecosistémicos que tienen sus áreas naturales, el cual se verá reflejado en un bienestar de la población futura. Por esta razón, es de vital importancia generar alternativas a nivel institucional, sociopolítico y practicas (comportamiento) de la sociedad civil que puedan impactar sobre los generadores directos e indirectos del cambio, entendido como la degradación de los ecosistemas. De igual manera, la integración de todas las formas de conocimiento y de información en la evaluación y toma de decisiones sobre el uso de los servicios ecosistémicos y la planificación socio-ambiental sobre el territorio, podrían ayudar a cumplir los objetivos de desarrollo del milenio, puesto que un limitante en este momento es la degradación excesiva de los servicios ecosistémicos [1].

Enfoco mi reflexión personal a casos de realidad socio-ambiental en Colombia: En nuestro país es evidente una gran desigualdad social y la degradación masiva de los recursos naturales, esto sucede aquí y en todo Latinoamérica donde por siglos ha sido usada como un lugar de explotación y lucro para países desarrollados, dejando muy pocos ingresos económicos para las comunidades locales del territorio y grandes externalidades ambientales que pueden perdurar por muchos años y pueden generar daños en otros sistemas naturales y en comunidades aledañas.

En los últimos años se han desarrollado varias alternativas que conllevan a decisiones políticas para intentar disminuir esta brecha y controlar el uso inadecuado de los servicios ecosistémicos, sin embargo, el éxito de estos proyectos casi nunca se ve reflejado en la realidad del territorio porque no se tiene una mirada holística que es necesaria al momento de enfrentar problemas socio-ambientales en territorios marginales y/o rurales donde el conocimiento y por tanto las prácticas de uso de la tierra están impuestas por las comunidades que actúan en estos paisajes culturales.

Desde la academia, de la mano con el conocimiento tradicional de nuestras comunidades campesinas, afrodescendientes, indígenas y más, se pueden obtener visiones del territorio donde se generen alternativas adecuadas de desarrollo, en especial el agrícola (conociendo el potencial de esta industria en el país) involucrando pago por servicios ambientales (generado por la eliminación de subsidios con efectos adversos), concientización para el comportamiento de la sociedad civil y su forma de consumir (productos sostenibles ambiental y socialmente), sistemas de producción dirigidos a la sostenibilidad y el aumento de los ingresos económicos para los productores; obteniendo como resultado el cumplimiento del objetivo que desde hace décadas vienen proponiendo todos los sistemas políticos, sostenibilidad ambiental y la disminución de la desigualdad social.

De igual forma creo que es posible reforzar y apoyar a las comunidades para que se apropien de sus territorios y entiendan todas las dinámicas y sinergias en los procesos que rodean el diario de sus vidas laborales en el campo y de bienestar en su calidad de vida, haciéndolos participes de las nuevas tecnologías adoptadas en la industria que se desarrollen y de ayudas económicas que apoyen el buen uso de los ecosistemas y por supuesto que financien costos de producción. De esta manera, y con ayuda técnica en las comunidades se puede generar un vínculo eficiente entre producción y conservación de biodiversidad, con los mínimos efectos posibles sobre la economía de la comunidad local.

Fig 1. Opciones de política pública que contribuyen a la soberanía alimentaria [2]

 

Partiendo de esta frase: “ En Latinoamerica y el Caribe se producen 3 veces más alimentos que lo que se consume y aun así es la zona con más desigualdad social del mundo”, pienso que aquí se ve la falta de interdisciplinariedad y fundamentos teóricos y prácticos al momento de integran consensos planetarios donde se habla de desarrollo sostenible, pues nunca se tiene una visión holística de los sistemas de conocimiento, las practicas agrícolas y mucho menos del manejo de la distribución de todos estos productos agrícolas, que son los factores que impulsan aún más la desigualdad [2].

Por último, pienso que es muy importante seguir generando conocimiento y practicas alrededor de la agroecología, pues esta ciencia nos ayuda a mantener el patrimonio cultural rural aún con vida y generar una armonía en la relación sociedad-naturaleza.

 

Con tus donaciones nos ayudas a desarrollar nuestro PROYECTO SIMBIOSIS de la mano con la FUNDACIÓN QUISEC.

¡Deseamos empoderar a nuestros campesinos colombianos en las decisiones tomadas para su beneficio y del medio ambiente!

Click aquí para donar

REFERENCIAS

  1.      Reid, H., Mooney, H., et al. Evaluación de los Ecosistemas del milenio. Consenso mundial, 2000.
  2.      IAASTD (LAC). Agriculture at a Crossroads.International Assesments os Agricultural Knolwledge, Science and technology for Development. 2008.

 

Deje su comentario

*
**No se publicará
*Link de la web http://
*
Product successfully added to the product comparison!